Crema de esparragos verdes y albahaca con crujiente de queso...


Tiempo de elaboración: 30 minutos.
Coste por persona: 2,85 € aprox.
Valor energético aproximado: 355 Kcal. por ración.


Hoy toca un plato muy verde, que ademas de ser muy sano está delicioso, aunque la verdad es que no se me ocurre ningún plato con albahaca que no me guste, tengo una verdadera adicción a esta hierba...


Ingredientes para dos personas:

- 500 gr. de espárragos verdes
- 1/2 cebolla
- 1 patata pequeña
- 2 ramitas de albahaca
- 500 ml. de caldo de verduras
- 3 cucharadas de aceite de oliva
- 20 gr. de queso de oveja curado
- Sal
- Pimienta negra




Poned el caldo a calentar en una olla a fuego medio-alto.

Desechad la parte mas leñosa del tallo de los espárragos y cortadlos en trocitos de un dedo de gruesos aproximadamente, reservando aparte las puntas.

Picad la cebolla y la patata en pequeños dados y sofreidlo todo, junto a los tallos de los espárragos en una sartén con un par de cucharadas de aceite de oliva y una pizca de sal.

Después de sofreirlo durante cinco minutos echad el contenido de la sartén en la olla con el caldo caliente, subid el fuego al máximo, y cuando rompa a hervir, bajadlo a fuego medio y dejadlo cocer durante 20 minutos.

Para hacer los crujientes rallad el queso, poned una sartén a fuego medio y con ayuda de un molde para emplatar (bueno, también podéis hacerlo a ojo) poned el queso rallado sobre la sartén, dejad que vaya fundiendo y dorandose, dadle la vuelta para que se haga por ambos lados y retiradlo del fuego. En ese momento veréis que esta aún blando y dúctil, pero en cuanto enfríe quedará bien crujiente.

Limpiad esa misma sartén con un papel de cocina para eliminar la grasa del queso que haya quedado, poned en ella una cucharada de aceite de oliva y en cuanto caliente echad las puntas de los espárragos, salteadlas bien, añadid una pizca de sal y dejad que queden bien tostaditas, con cuidado de no quemarlas.

En el último minuto de la cocción de la crema agregad las ramitas de albahaca en trocitos (hojas y tallos) y removed bien.

Tras ese minuto, trituradlo todo bien con ayuda de la batidora hasta dejar una crema bien fina. Añadid pimienta negra a vuestro gusto y corregidla de sal si hiciese falta.

Para emplatar, verted la sopa en un par de platos hondos, colocad por encima las puntas de espárragos salteadas y el crujiente de queso a un lado. Veréis que rico...


No hay comentarios:

Publicar un comentario